11 jun. 2008

Los nombres del Maiz por miles

Poco espero yo, cuando pongo un texto en este blog y aunque lo único constante aquí es la inconstancia con la que escribo, este espacio no ha parado de darme satisfacciones. Primero con las visitas, textos que por años quedaron olvidados en alguna carpeta real o virtual, de pronto son leidos por cientos de transeuntes de la web de un montón de paises. Después, los comentarios, cuando un lector comenta es como la confirmación de que hay alguien del otro lado leyendo y pensando en lo que uno pensó al escribir. Y por último y como si eso fuera poco, hace algunos meses alguien se comunica preguntando si era posible publicar uno de estos textos en una revista venezolana. Después de constatar la orientación política de la línea editorial, di el consentimiento y hoy ese texto, Los nombres del Maiz esta siendo impreso en el nro de relanzamiento de la Revista Tricolor, esta revista es editada por el ministerio de educación de Venezuela y esta dirigida a los niños en edad escolar. La verdad es que cuando, por curiosidad, le pregunté a Marina Araujo, la responsable del contenido, cuanto era la tirada de la revista y ella me contesto 1500000 de ejemplares, me corrió un frio por la espalda. Y por si esto fuera poco, Marina me cuenta que es una revista mítica en su pais y que muchas generaciones de venezolanos la tuvieron entre manos cuando niños.
En fin, en poco tiempo Los nombres del maiz estará en miles de manos de niños que tal vez, nunca hayan pensado en ese tema de la manera que lo plantea el texto y eso me provoca una inmensa alegria, otra más.
Aquí copio el texto original para quienes no lo habían visto cuando lo publiqué el año pasado.

Los nombres del Maíz


De norte a sur, a lo largo del lago continente americano, por los siglos de los siglos el maíz crece y crece sin saber de climas ni fertilidades, de culturas ni fronteras, de tiempo ni distancias. Sin importar para quien o para que. Inunda campos de verde, anaranjado y amarillo, como si Québec fuera lo mismo que Quito, o el Cuzco lo mismo que Chicago, o Trenque Lauquen lo mismo que Ouro Preto...
Crece y alimenta a millones, crece y persiste a los años, y va cambiando la forma de cultivarlo y de consumirlo; y le aparecen competidores, pero sigue creciendo. Él, junto con el cacao fue de los grandes hallazgos europeos en la América nueva...
Cada pueblo lo nombra distinto, pero el mismo significado, fecundidad, alimento y nobleza ronda en la mente de quienes lo dicen...
El ingles le dice Corn, así es como lo nombran y lo piensan en el norte anglo-sajón de América, Milpa, es la forma Maya de decirlo y de pensarlo en el centro y sur de México y en algunos países del Caribe, el Brasil lo dice y lo piensa en Portugués, allí se fala de Milho. Como Avatí lo razona y lo habla el Guaraní a lo ancho del chaco paraguayo y el norte argentino. Es Sara para quien en el altiplano andino ha nacido y en Quechua es como habla y siente.
Y Maíz es, en voz y razonamiento Castellano.
En campos de la pampa argentina, por deformación del idioma o mixturación con el italiano inmigrante y quien sabe cuantas otras sangres, el maíz encuentra otra nueva voz: Mái.
Mái, así, es como lo decía y lo pensaba mi abuelo.



Comentario:
Mi amigo Hector Cepol me ha dicho que este texto debería tener forma de poema. Yo que soy un devoto de Joaquín Sabina mal acostumbrado por este sujeto, al soneto milimétrico; todavía no me permito pensar una poesía sin métrica... Hector, que tiene varios años más que yo me dice que más adelante me lo permitiré, yo le creo, el tipo sabe mucho de esto.

2 comentarios:

zork dijo...

felicitaciones germán!!!

Germán Rampo dijo...

Gracias!!! de verdad estoy emocinadísimo con esto!!
saludos